Gracias !!
logo

Imágenes para La Casa del Guarda, fotografiando algunos de sus productos

Imágenes para La Casa del Guarda, fotografiando algunos de sus productos

Para ilustrar su recién estrenada carta, su web y sus redes sociales

La fotografía de producto es todo un mundo dentro de esta profesión, y la de gastronomía debe incitar al espectador a consumir lo que está viendo, a ser posible en el lugar donde se muestra.

Lejos del glamour de l@s modelos y las bodas, en la fotografía de producto cada detalle es importante, cada pequeño haz de luz debe ser controlado y cada sombra que veamos no debe ser fruto del azar. Es un trabajo casi de bricolaje en el que tenemos que ir construyendo poco a poco el resultado final que queremos obtener.

Cuando se trata de mostrar al público un producto no hay lugar para la improvisación ni para la suerte; en el caso concreto de este trabajo para la cafetería "La Casa del Guarda" se trata de mostrar algunos de sus productos y de lo apetitosos que son, pero no sólo eso, hay que hacerlo mostrando una parte del entorno en el que son servidos. No hay duda de que un gran valor de este local onubense es el lugar en el que se encuentra y su cuidado aspecto. En un local en el que se ha cuidado cada detalle no podíamos dejar a un lado el entorno para centrarnos únicamente en el producto. El Barrio Obrero, la cabina telefónica inglesa, las enredaderas y la buganvilla de su terraza y la decoración de las paredes debían formar parte de la imagen proyectada en este reportaje.

A lo largo de dos sesiones matinales, y con la complicación añadida de una intensa lluvia justo el día que salimos a la terraza, nos dedicamos a fotografiar un buen número de platos y bebidas de la amplia carta ofrecida en este local. Desde infusiones a carnes, desde granizadas naturales a burritos, desde cafés al típico pincho de tortilla con una caña de cerveza; fueron dos mañanas muy intensas en la que vimos desfilar un montón de preparaciones, en las que fuimos recorriendo cada rincón de la cafetería y en las que montamos una y otra vez distintos sets de iluminación. El objetivo era claro y los medios los teníamos, ya sólo quedaba "remangarse" y ponerse manos a la obra.

Una vez terminado el trabajo de campo quedaba hacer la selección de las fotos que utilizaríamos y alguno de los time lapses que preparamos.

In Portfolios